posturas de yoga en pareja

Cómo hacer Yoga en pareja

¿Primera vez haciendo Yoga en pareja? ¿No sabes por dónde comenzar? Te encuentras en el lugar indicado. Yoga es una disciplina que ha crecido exponencialmente en los últimos años y tiene un merecido puesto entre las actividades de moda.

Sin embargo, con la cantidad de información que existe, es normal sentirse abrumado. Por eso, hemos decidido crear un artículo sobre cómo hacer Yoga en pareja sin fallar en el intento y aprovecharemos para mencionar los beneficios asociados.

Yoga en pareja

Antes de hablar sobre los beneficios, o mencionar las mejores posturas de esta actividad, conozcamos las nociones básicas para hacernos una idea. En palabras sencillas, se trata de una disciplina antigua, específicamente de origen Hindú, diseñada para conectar cuerpo, mente y respiración mediante posturas físicas, conocidas como asanas, para incrementar el bienestar general.

hacer yoga en pareja

En realidad existen muchos tipos de Yoga, dependiendo de la zona donde te encuentres, cambiando notoriamente su estilo. Aunque, la filosofía sigue siendo la misma: prevenir enfermedades, apoyar la salud mental y fortalecer el cuerpo mediante exigencia física. Y, entre las tantas alternativas, tenemos la Yoga en pareja.

Podemos definir Yoga en pareja como una actividad enfocada en aprender más sobre tu compañero, fomentar la confianza, equilibrar el estado de ánimo, fortalecer la unión e incrementar la producción de las hormonas de felicidad. En conclusión, es buen instrumento para una relación sentimental que puede funcionar como terapia de pareja. Si quieres saber más, te recomendamos asistir a Terapias Psicológicas Online.   

Beneficios del Yoga en pareja

Entre los principales beneficios tenemos: mejorar la comunicación, compartir intereses mutuos, pasar tiempo agradable en pareja, aumentar la afinidad en compañía, transmitir cariños sin recurrir a las caricias o roces, incrementar producción de la hormona de la felicidad y más. También podemos destacar ventajas como: mejora la resistencia sexual –gracias a la exposición física–, ayuda en los conflictos en pareja, recupera la figura, aumenta del apetito sexual e incrementa la confianza.

Posturas para hacer Yoga en Pareja

Sabiendo la definición, y conociendo los beneficios, es momento de entrar en la práctica. Primero que nada, hay que trazar un cronograma para mantenerse en buena sintonía. Dado que la constancia es el elemento principal para lograr los objetivos.

Y, en segundo lugar, conocer las poses en pareja de Yoga más efectivas en entrenamiento. Seremos sinceros: son muchas y cada una tiene un grado de dificultad diferente. Sin embargo, nos hemos tomado la molestia de seleccionar posturas sencillas, pero efectivas.

Torsión en compañía

Suele ser la postura de Yoga en pareja por excelencia, y en gran parte debido a la facilidad de ejecución. La mecánica es sencilla: deben sentarse espalda con espalda, con las piernas cruzadas y las manos libres. Antes de comenzar, aprovechen para meditar y respirar. Cuando hayan acabado de exhalar, lleva la mano izquierda a la rodilla izquierda de tu compañero, mientras el otro realiza la misma acción, pero en su propio sentido. También puedes probar otras variantes, como estirar la mano izquierda por el extremo derecho hasta encontrar la mano derecha de tu compañero –que previamente debe realizar la misma acción pero en su propio sentido–.

yoga en pareja

Pose del niño

Como postura de Yoga, la pose del niño es beneficiosa, sobre todo para los músculos y la espalda. Si realizan algunos ajustes, es posible aprovechar esta posición para convertirla en una postura de Yoga en pareja. La premisa es: uno de los dos debe realizar la postura del niño –colocarse sobre las rodillas, estirar la espalda como si estuviese haciendo reverencia y quedarse erguido–, mientras el otro se acuesta sobre los talones, estirando las piernas hacia atrás y apoyando finalmente los brazos sobre el suelo. La idea es mantenerse un rato en esa posición, meditando y respirando.

Estiramiento de pie

Otra pose que se puede realizar en pareja sin demasiadas complicaciones. La premisa es sencilla: ambos deben colocarse de pie, con los ojos cerrados y posteriormente tomarse de las manos, pero estirando los brazos en el sentido contrario. Cuando se sostengan con los brazos en la espalda, deben estirarse hacia adelante lo mejor posible. Además de ser una excelente postura asanas, beneficia al sistema circulatorio.

Árboles gemelos

En esta postura para hacer yoga en pareja hay que tener coordinación y comunicación. Para comenzar, deben posicionarse uno frente del otro, a una distancia corta, de forma que se puedan sujetar de las manos. Luego juntar las palmas y pegar los brazos hasta chocar los codos, formando la letra T. Posteriormente hay que moverse lentamente con el pie contrario, sin despegar los brazos y doblar la rodilla externa mientras te apoyas en los músculos. Habiendo logrado la postura, el objetivo es repetir el mismo procedimiento, con sus correspondientes respiraciones, hasta alcanzar la misma sintonía.

Perro doble

El perro, en términos de posturas de yoga, es una posición beneficiosa para los músculos, la espalda y los brazos. Usualmente suele elaborarse en solitario, pero realizando los ajustes necesarios, se puede convertir en una grandiosa postura Yoga en pareja. Ambos deben mantener las piernas firmes y descender hacia adelante, presionando las manos sobre la superficie, como si estuviesen realizando la postura de la mesa. Luego, con equilibrio, la persona que se encuentra frente tiene que estirar una pierna y colocarla sobre la espalda de su acompañante, cuando logre firmeza, subir la otra y quedar en una posición con las piernas levantadas sobre la espalda de su compañero. Si desean darle mayor grado de dificultad, comiencen a caminar.

como hacer yoga en pareja

Pliegue hacia adelante

Es una postura parecida al estiramiento de pie, pero a diferencia del mencionado anteriormente, ambos deben estar sentados, uno frente al otro, con las piernas cruzadas y dejando suficiente espacio para tomarse de las manos mientras estiran la columna hacia adelante. Luego, tienen que turnarse en el estiramiento. Por ejemplo, la persona ubicada a la derecha debe jalar unas cuatro veces hacia adelante y, posteriormente, ser jalada por la otra unas cuatro veces. Es recomendado aumentar los niveles de intensidad en medio de la actividad. Si se realiza adecuadamente, beneficiará al sistema circulatorio, los músculos de los brazos y por supuesto la espalda.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *